ADVERTENCIA.


La fecha del año en las entradas ha sido modificada.

Advertencia

Todas las fotos de este blog son propiedad y fueron hechas por Jorge Eduardo Lastra Nedwetzki y algunas,de la portada, por Arturo Guillermo Lastra Nedwetzki; menos la del crucifijo a la izquierda y la de Sor María Consolata en la entrada 018.

miércoles, 4 de enero de 2023

00.26 SOBRE LA ESCLAVITUD DE LA CAÍDA







Sobre la esclavitud de la caída


De la reflexión de JM de Prada, en su articulo: “Esclavitud” en el semanario “XL-semanal”, copiado a continuación, del 7 de febrero 2014. Dice así:
En alguna ocasión hemos señalado que el principal error del economicismo clásico consiste en afirmar que el egoísmo es el motor de las relaciones económicas; y que la mera agregación de egoísmos personales garantiza, cual mano invisible, el funcionamiento del mercado. En esta doctrina subyacen dos errores concurrentes: uno de raíz teológica, que concibe la naturaleza caída del hombre como naturaleza incapacitada para obrar generosamente, ejerciendo su libre albedrío;”
Esto es un desconocimiento de lo aportado por los grandes teólogos católicos entre ellos San Agustin y Sto Tomás de Aquino. Ellos en sus tratados sobre el libre albedrío (2,3) distinguen claramente entre la imposibilidad para el hombre de hacer el BIEN y su capacidad para obtener, eso si disminuida, cosas buenas, en cuanto a su hacer material. Las cosas materiales, formas del hacer humano, son transformaciones de la materia en busca de mejoras para la vida práctica humana. Pero el bien en sentido estricto no le es posible sino a través de la gracia divina, la cual debe ser pedida y aceptada por uno, cuando le es dada. Aunque Dios nunca deja de escuchar y otorgar aquello que se le pide de manera correcta y fiel, para dárselo a aquellos que buscan el bien de los demás con sus obras, de manera recta y justa. El “sin mí nada podéis” (4) hace referencia a ello y nos habla de la continua injerencia en el hacer humano del Ser que es TODO, eso si, con la liberad humana ejerciendo su consentimiento a sus sugerencias.
No es válido el afirmar como un error, la doctrina de la caída del hombre y su incapacidad para obrar el BIEN; dado que en la dimensión espiritual, el “funcionamiento” de aquello apto para lograr lo bueno, no es lo mismo que en la dimensión de lo material; el “homo faber” y el “homo espiritualis” parten de dos realidades subyacentes en la dimensión humana que están en “simbiosis” dentro de nosotros pero son perfectamente distintas. Cuando se habla de la “humanum opera” se está presuponiendo el hacer humano en el plano de realización de las obras estrictamente materiales; pero aquellas obras que son determinantes por el espíritu, esto es: válidas para la realización, aumento o beneficio de la parte espiritual, no son del mismo tenor que las materiales, pues su dimensión es distinta. En el articulo citado se mezclan ambas: el bien material como el bien a nivel espiritual. Es decir, como ejemplo: por un lado la necesidad y derecho humano a tener una vida digna mediante un salario justo; y la voluntad “torcida”, contraria a la del verdadero Bien, de aquellos que pudiendo hacerlo no lo hacen. Es el egoísmo de su ser, determinado en definiciones de vida discordantes con la armonía y la verdad intrínseca, de la dimensión espiritual humana. La primera parte, es un postulado del deber ser material y el otro una actitud contraria a la parte de la CARITAS humana; esta última, definida en un una persona o personas determinadas. La primera es justa y correcta, pero no realizada a nivel material, por el egoísmo de la persona o personas humanas que pudieran hacerlo realidad; y esto, se debe a la “caída”, lo queramos o no, del hombre individual. Es más, los postulados generales de bienes que deberían ser y no suceden, se deben a la actitud de egoísmo, ambición, deseos de “tener más” y muchas otras motivaciones humanas que sólo contemplan “el bien de sí mismo” y no tienen en cuanta el del otro. Y todas estas definiciones vitales vienen de un denominador común: la caída del ser humano, al apartar su voluntad de bien de la verdadera voluntad de BIEN propia de Dios.
  1. San Agustin de Hipona.
  2. Sto Tomas de aquino
       Suma Teológica
      
       Primera sección de la segunda parte 

(Prima secundae)
       

 Parte II-I (teológica-moral)
      
 Artículo 2: ¿Puede el hombre querer y 

 hacer el bien sin la gracia?

 4. Jn 15,5b


martes, 3 de enero de 2023

00.25 EL GRAN FRACASO








EL GRAN FRACASO



En la noche, una noche dura y de pensamientos terribles, una frase se asomó a mi mente: ”El infierno es el gran fracaso de Dios” y la inquietud, alarma y desasosiego se adueñaron de mí ser; el fracaso de Dios es imposible. Él todo lo hace bien. Con esa inquietud medio dormí hasta la mañana y cuando me levanté llevé a David a su trabajo, me recosté una hora u hora y media y pude reposar. Cuando me volví a levantar, luego de un rato, no recuerdo bien en que momento, me llegó sin pensarlo lo siguiente: “No es Dios quien creó el infierno, son los ángeles caídos quienes lo hicieron. Él creó a las criaturas angélicas y éstas al no querer la sabiduría y el destino que les tenía preparado, hicieron su propia dimensión abusando de su libertad y no contando ni siguiendo a su creador; así hicieron la dimensión de tinieblas, mal, miseria y todo lo malo posible que llamamos infierno al ser expulsados del lado de Dios. Si no hubiera habido pecado, ni el infierno ni el purgatorio existirían".

Dios sólo hace el bien, es el bien por excelencia; pero al crear seres libres y además con la potencia de ser de los ángeles, creados con voluntad libre, inteligencia y dimensión de infinitud, nunca dejarán de ser, fueron probados en su libertad y no quisieron aceptar la voluntad de Aquel que era, es y será la sabiduría infinita; ante esto dijeron: "No serviré" (Jer. 2, 20). "Seré igual al Altísimo" (Is. 14, 14). Pero al ser derrotados, por San Miguel (1) y expulsados del cielo; el lugar donde se "instalaron" lo hicieron semejante a la desesperación y dimensión donde ellos habían caido.

El infierno no es el fracaso de Dios, es el gran fracaso del mal.

1) http://www.buenanueva.net/Angeles/4_caidos.htm

lunes, 2 de enero de 2023

00.24 LA ENCARNACION DE JESÚS.








SOBRE LA ENCARNACIÓN DE JESÚS

Es un misterio, (1) lo que quiere decir que no comprendemos su dimensión, ni su proceso, ni su total influencia en nuestras vidas. Sí, comprendemos algo, pero es para que podamos percibir y admirar la sabiduría de quien es  el Ser que es por Sí mismo.
La encarnación presupone la promesa de Dios a  nuestros primeros padres, a Abraham y las siguientes promesas mesiánicas de los profetas de Israel, quienes anunciaron la redención del género humano. Esto, ante la “caída” del ser humano-espiritual que torció la voluntad de bien implícita en su espíritu  hacia la desobediencia y la rebelión contra la voluntad de Bien que es Dios. La sabiduría divina, quiso restituir al hombre su verdadera dimensión al “redimir”; es decir, volver a “nacer de nuevo” al hombre-espiritual. Para ello no quiso que ningún hombre pagara el precio de su rescate, sin Él, primeramente, restituir y compensar al Padre por las desobediencias de su criatura humana.
La labor era difícil, pues siendo la ofensa a Dios infinita, pues Él es infinito, sólo la aceptación en obediencia de una de sus personas a Él mismo, tendría la dimensión infinita que era necesaria para compensar las ofensas. Pero a la vez, era obligatorio que un ser humano participara activamente en la redención, pues la falta procedía del hombre. Luego por un lado era “conditio sine qua non” la presencia de Dios y la participación de una persona humana. Ambas tenían que ser una sola persona pero con las dos naturalezas, dado que el acto o actos de obediencia deberían de ser compartidos en el instante por ambas.  (2)
La intervención de Dios en su creación se hacía ineludible y con características muy especiales y hasta entonces inéditas. También, la naturaleza humana y la divina, debían verse claramente expuestas y, patentemente explicitada la correspondiente vía de acción en la formación del ser Dios-Hombre. Es decir, tanto la intervención de la Divinidad como la participación humana, tendrían que ser perceptibles en los hechos de la creación del ser Dios-Hombre.
La promesa se hace y se da al hombre poco a poco; en la Biblia: los profetas, los sacerdotes y  los sabios en general del pueblo de Israel, lo dicen y explicitan de mil maneras y lo esperan durante siglos y milenios.
El Mesías prometido, el cordero de Dios que quita los pecados del mundo, Emmanuel, Dios con nosotros, nacido de una mujer virgen y quien liberaría al pueblo de sus faltas. Esas eran y son las promesas de Dios a los hombres a través de su pueblo Israel.
Pero ¿por qué el “cordero de Dios”? El pecado  la desobediencia a Dios que Es, conoce y da el Bien supremo, deshace la intencionalidad libre del hombre hacia ese Bien y por lo tanto lo aleja de Él al buscar, en sus propias definiciones mentales, las “verdades” alternas que él quiere caprichosamente construirse; pero como no es un ser absoluto, sus verdades no se sostienen en ninguna dimensión que él quiera darles, pues no tiene suficiente potencia de ser para hacerlas absolutas y perfectas. Pero, para cambiar la voluntad torcida del ser humano, es necesaria una fuerza de redención y perdón totalmente inverosímiles para el hombre. La desobediencia tenía que ser redimida por la obediencia, en circunstancias inverosímiles para un ser humano normal; pues la desobediencia era, ha sido y es inmensa. Y así, como los corderos eran llevados al matadero sin ninguna objeción por su parte, así mismo servían de símil para que aquel quién iba a someterse a la obediencia irrestricta al Padre, asumiendo el precio necesario por el rescate de los hombres, pagara con su sangre la redención del género humano
Pero ¿por qué quita los pecados del mundo? Esto está, en cierta manera, explicado anteriormente; pero para profundizar un poco más hay que hablar de la libertad del ser humano. El hombre libremente sólo se mueve íntimamente por amor, su voluntad sólo acepta desdecirse porque es movida por una fuerza superior que llamamos; AMOR; sólo él tiene la capacidad de conmover y cambiar nuestra voluntad inclinada hacia el lado malo. Sólo él, el Amor, tiene la irrenunciable capacidad de revocar el edicto de muerte que hay en nosotros. Es el perdón, la suprema fuerza que el Amor mueve y  que barre con la inclinación al mal que llevamos dentro. Nuestra voluntad “conmovida” abjura de lo malo y se une a la corriente de vida y lágrimas que lava nuestro ser de la humillación e inmundicia de lo maléfico. Pero como Él mismo Jesús lo dice: “Nadie ama más a sus amigos que aquel que da su vida por ellos” (Juan 15.13). Él tenía que dar su vida por nosotros para que supiéramos y entendiéramos el infinito amor que nos profesa.
Emmanuel: Dios con nosotros. “Y el verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1,14), la promesa se cumplía; Dios viene al rescate del ser humano, en un alma y cuerpo humano, aunque su “YO” es el de la 2da persona de la trinidad de Dios. No es un yo creado en el momento de su concepción, es el Ser de Dios en su 2da persona que se encarna en un ser humano por medio de María, Madre y Virgen (Unión Hipostática). Por eso Jesús puede decir: "Antes de que Abraham fuera YO soy" (Jn 8, 58) y Refiriendo a Felipe que le había dicho: "Señor muestranos al padre y eso es suficiente", le dice: "Quien me ha visto a mi, ha visto al Padre... No crees tu que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí ?" (Jn 14, 7-14).
Nacido de una mujer Virgen. Era necesaria la virginidad de María pues el ser humano que Dios iba a crear, tendría que tener claramente definida su procedencia divina y al no ser María virgen ese Ser podría proceder de un hombre mortal. Por eso, era necesaria su virginidad y de ahí las palabras del Ángel Gabriel, ante la pregunta de María: "¿cómo será eso, puesto que no conozco varón?" (Lc 1, 34) Le dice el Ángel: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios (Lc 1, 35). Y la respuesta humilde, sublime y redentora de María: “Yo soy la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1, 38). Hay que entender que se trataba de una niña de 15 años, que estaba prometida a un hombre honesto y bueno llamado José; y, aún más, en aquella época el hecho de quedar embarazada sin estar formalmente casada, implicaba el repudio del esposo y la posible y consecuente muerte por adulterio que se realizaba, normalmente a pedradas. Ella lo sabía y sin embargo aceptó. Confiaba en Dios y creía, como sucedió, que Él la protegería de ése mal. Pero ¿quién estuvo en su interior para ver la prueba que sufrió en su ser intimo?
María concibió virginalmente, es decir sin ningún tipo de contacto sexual con un varón. Repito la pregunta hecha a Gabriel: "¿cómo será eso, puesto que no conozco varón?" (Lc 1, 34). Y le dice el Ángel: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios” (Lc 1, 35). Por lo tanto el alumbramiento de su Hijo no podía ser de la forma habitual, ya que no había sido concebido de esa manera. El nacimiento de Jesús fue sin que su virginidad fuera tocada, no sabemos exactamente cómo; pero si es lógico que fuera de manera extraordinaria, como lo fue la concepción. La tradición y la Iglesia así lo confirman.(3)
A la vez se hacía imprescindible, dado que Dios es el Ser puro por excelencia que la mujer cuyo seno formara su cuerpo humano, fuese totalmente sin pecado ni falta, es decir, pura en toda la extensión de la palabra, evidentemente a nivel de cuerpo físico, dado que el espiritu humano, al ser creado por Dios en el momento de la concepción de cualquier hombre, no tiene mancha(4). Luego, María, fue Inmaculada, sin mancha, desde el primer momento de su concepción. La Iglesia definió esta característica de María, con el dogma de la Inmaculada concepción. Luego los dogmas de la inmaculada concepción y de la Encarnación están íntimamente unidos.
La actitud de José ante la serie de sucesos que involucraron la encarnación, es la de un hombre recto, justo, en contacto con Dios y la tradición del Mesías judaica; por lo tanto él sabe con certeza, después de los sueños, las revelaciones y su presencia al lado de María en el momento del nacimiento de Jesús que el hijo de María es el Mesías prometido. Así que él respetará siempre a María en su estado virginal, pues ella es la Madre de quien está por encima de Todo. Luego María fue, es y será Virgen, antes del parto, en el parto y después del parto, como lo enuncia la Iglesia Católica.(5)

(1)     La encarnación del Verbo de Dios se entiende como «la asunción de una plena naturaleza humana por parte del Hijo de Dios preexistente». Esta formulación coincide prácticamente con la del Catecismo de la Iglesia católica, el cual añade la finalidad de la encarnación, que es la salvación del género humano: «La Iglesia llama encarnación al hecho de que el Hijo de Dios haya asumido una naturaleza humana para cumplir en ella nuestra salvación».
  
(2) En Jesús hay dos naturalezas, una humana y otra divina, que se unen en la Persona del Hijo de Dios, del Verbo Eterno, sin mezcla ni confusión, cada una con sus propiedades y operaciones propias, que confluyen en un Solo Sujeto o Verbo encarnado. Conferencia Episcopal Colombiana (CEC) 467

(3)  Ver: 
http://mercaba.org/Eduardo/espiritu_santo.htm

(4)  Papa Pio XII:encíclica Humani generis: AAS 42 [1950], p. 575). Y (Juan Pablo II, Mensaje a los miembros a la Academia Pontificia de Ciencias, 22 de octubre de 1996).
Ver: http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0034-98872002000500016&script=sci_arttext

(5) Suma Teológica, Santo Tomás de Aquino Tercera parte (Tertia): Artículos 1-36.

-Bible de Jérusalem, Nouvelle edition, DESCLEE DE BROUWER. by Éditions du cerf, Paris 1973.-